El aprendizaje clínico no solo nos permite afianzar conocicimientos, si no acercarnos a la realidad que a veces es desoladora.

Es el caso de P.S. paciente  de 80 años, que ingresa por una gastroenteritis, pero que estando en la planta sufre un ACVA. A partir de este momento la vida de esta mujer cambia. Durante la visita realizada por la enfermera de la unidad de valoración geriátrica se recogen no solo datos clínicos si no también sociales. P.S nos manifiesta como buenamente puede, su preocupación, ya que su familia (esposo e hija) ambos inválidos, le están esperando en la residencia donde convivían los tres. Ella se hacia cargo de los cuidados de ambos, ya que gozaba, de una buena salud hasta el momento. Como secuelas del ACVA, P.S , tiene una hemiparesia, lo que más me sorprendió fueron las ganas superación manifestadas por esta mujer, a partir del segundo día de lo sucedido comenzó por su cuenta y con ayuda de la otra mano  a realizar ejercicios, nos comenta que quiere estar cerca de su familia por que sabe que la necesitan.

La labor de la enfermería en este caso es muy importante, ya que depende de nuestra valoración para que esta persona pueda recibir otro tipo de ayudas como por ejemplo, ser trasladada a una UME (Unidad de corta estancia) para lograr una recuperación funcional dentro de sus posibilidades, y permitir que recupere parte de su vida.

Es importante, muy importante, ver más aya de la clínica de un paciente,  lo moral y sentimental pueden ser un impulso para superar una enfermedad.

Natacha Soto

Una respuesta a

  1. jvillalba dice:

    Destaco dos observaciones, que me parecen especialmente importantes:

    1. “… lo que más me sorprendió fueron las ganas superación manifestadas por esta mujer…”

    2. “… nos comenta que quiere estar cerca de su familia por que sabe que la necesitan.”

    La psicología del individuo, su VIP -Visión Interior Personal-, condiciona el estar del sujeto en el mundo. Ante la adversidad, la voluntad de vida es capaz de hacer que las personas nos superemos, tengamos ganas de vivir y afrontemos nuestros asuntos desde una perspectiva, quizá, distinta o proactiva, asumiendo en su totalidad la condición de sujetos que dirigen su propia vida.

    Sentir que alguien nos necesita nos confiere una importancia más allá de la anécdota: nos imprime fuerza y confianza en nosotros mismos; aumenta nuestras posibilidades. Si, además, quien nos necesita cree en nosotros o nos transmite, de alguna manera, que nos valora, seguramente haremos todo lo posible por no defraudarles.

    Salu2,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: