Geriatría: una caja de sorpresas

Hola a todas:

 Mi diario de prácticas lo voy a enfocar a mi opinión personal y la presentación de casos que he vivido durante estas cuatro semanas, ya que he visto que la parte explicativa de las diferentes funciones y tipo de técnicas usadas en cada área han sido muy bien explicadas por el resto de compañeras.

 Durante las dos semanas en la Unidad de Geriatría del Hospital Universitario la Paz, viví experiencias de impotencia e incredulidad, pero a la vez bastante gratificantes, todas ellos producidas por las situaciones personales que destapábamos con una simple valoración. Así con esas famosas escalas llamadas “Barhel”, “Pfeiffer” u “Orpington”, viví auténticas angustias personales a nivel físico y psicológico. Fue muy impactante ver como la vejez puede llegar a ser un problema no sólo físico sino familiar, social, y económico, y que la práctica siempre supera la teoría; pero lo impactante no era descubrir eso sino que casi el 80%  de los pacientes ingresados en las distintas unidades de geriatría sufrían las mismas “dolencias”. Así además de una pluripatología el paciente geriátrico (como dije antes, en la mayoría de los casos) se encontraba perdido, desorientado (síndrome confusional agudo), solo, impotente por falta de conocimientos para abordar su actual situación, triste, desolado y sin tener soluciones para ello. Pero aquí empezaba la labor de la enfermera , esto es lo bonito de la geriatría, que ante toda esta angustia el personal enfermero en coordinación con el resto de equipo de la unidad, es capaz de poner una meta a algunos de los sentimientos y barreras que estos pacientes tienen, y digo meta porque por desgracia solo tenemos la gran oportunidad de abrir la “caja de sentimientos” y la “caja física”, y fijar una solución, aunque en esta unidad no veamos el progreso ni seamos participes de ello, haciendo una excepción en la Consulta de Geriatría, lugar en el que sigues la evolución de tus pacientes y colaboras en ello, pero muy a largo plazo, por lo que yo no tuve la oportunidad de seguir a un paciente en dos consultas. Así encontré distintas situaciones que os voy a intentar reflejar muy por encima; pacientes de ortogeriatría que vivían solos , no tenían familia en España se habían caído y habían estado en el suelo hasta que una vecina los había encontrado, otros que eran un estorbo para la familia y nadie quería hacerse responsable de ellos, algunos que vivían con su pareja aún en condiciones físicas y de autocuidado peores que las de ellos, y tenía que hacerse cargo de los dos, además la mayoría presentaba un sentimiento de negatividad haciendo llamadas a la muerte constantemente. Al descubrir todo esto la enfermera programaba  distintas soluciones, como podía ser, una unidad de media estancia, de larga estancia, una residencia pública, una residencia privada, un centro de día…según las características sociales, económicas y de salud de cada uno.

Lo que más me gustó de este servicio fue poder poner en práctica la función administrativa de la enfermería ayudando a analizar todas estas situaciones e intentando buscar una solución a ello, la educación para la salud fomentando principalmente la prevención, el equipo multidisciplinar que formábamos no solo con los médicos sino también con la fisioterapeuta, los geriatras de otros centros, y  la trabajadora social, y lo más importante el apoyo psicológico que con una simple y corta conversación dábamos a los pacientes.

 Durante la estancia en “San José” Hospital Cantoblanco, si que tuve la gran suerte de poder seguir a muchos de los pacientes que “habíamos dado solución” en La Paz, y seguir en un corto periodo de tiempo su evolución. Los encontraba en la unidad de recuperación funcional, la mayoría con fracturas de cadera o politraumatizados y es indescriptible la sensación que sentía al verlos, pero sobre todo por la alegría que ellos me transmitían al ver que la chica de blanco que los había visto en la Paz encamados y débiles, los estaba viendo dar sus primeros pasos. Ésta unidad era fascinante, fue la que más me gusto, aparte de por encontrármelos de nuevo, por el trabajo que realizaba la enfermera y el resto de equipo, llevábamos acabo todas las funciones enfermeras, suplir, cuidar, enseñar, apoyar e investigar.

Por otro lado lado estaba la unidad de agudos, aquí me encontré con una situación en la que una vez más la geriatría nos demuestra que aborda todo tipo de situaciones; había un paciente geriátrico con una sepsis generalizada producida por varias úlceras de grado IV, medicado con opioides puros ( morfina ) y AINES ( dipirona y paracetamol principalmente), en mi opinión se trataba claramente de un paciente paliativo, y en el que la enfermera no sólo daba cuidados geriátricos sino también paliativos. Bastantes  pacientes de esta unidad estaban ingresados por Ictus, y la principal actividad que la enfermera llevaba a cabo era mantener el tratamiento permanente (mantener permeabilidad de las vías aéreas, ventilación-oxigenación, mantener buen control circulatorio-hemodinámico y administración de fármacos para mejorar la presión de perfusión cerebral).

 Del centro de día me quedo con las ganas de vivir que estos pacientes tenían y como ya os informado mi compañera Ana de todo lo que se trabajaba en él.

 Concluyendo esta pequeña memoria de prácticas, he de decir que ha sido un período  muy productivo en el que por primera vez he sentido que la enfermera lleva a cabo todas y cada una de las funciones enfermeras, y que la geriatría es un campo en el que aún quedan muchas cosas por descubrir, y por ello es muy gratificante.

Dar las gracias a todo el equipo, tanto de La Paz, como de Cantoblanco que me enseñaron mucho y me trataron de manera ejemplar, y sobre todo a los pacientes de ambas unidades, porque el paciente geriátrico es magnífico y aprendí mucho de él, y la mayoría aún en su débil estado siempre tenía una sonrisa y un gesto que me hacían volver a casa muy satisfecha.

Un saludo a todos, Lucía.

 

manos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: