Retrasar la jubilación

Se reabre el debate político del aumento de la edad de jubilación, con la propuesta del gobierno de retrasarla a los 67 años, cuestión que trabajamos en el primer trabajo de la asignatura. La mayoría ve esta cuestión con desesperanza, considerando la jubilación como una liberación de obligaciones y una oportunidad de disfrutar de tiempo para todas aquellas cosas que no se han podido realizar con anterioridad. Pero irónicamente, muchas de estas personas deberán aprender a vivir tras la jubilación; no se sabe qué hacer con todo este tiempo libre soñado ¿Por qué? ¿De repente nos vemos reflejados en la imagen del estereotipo del anciano que no sirve para nada?
Sentirse valorado socialmente es una necesidad para gozar de una buena salud.

Raquel Ruiz

3 respuestas a Retrasar la jubilación

  1. miralarima dice:

    Hay que trabajar más años
    para poder sufragar
    los diferentes gastos
    de Seguridad Social
    que se vienen generando
    en nuestra España actual.

    Sesenta y cinco son pocos,
    sesenta y siete algo más,
    aumentan dos años sólo
    al menos para empezar.
    La medida aun siendo dura
    quizá sea necesaria
    tal y como siembran dudas
    del futuro de la patria
    las cifras que hoy mismo el INE
    presenta, que son dramáticas:
    La mitad, según nos dicen,
    de todos los españoles
    en 2049
    no serán trabajadores
    porque en el fondo no pueden
    bien porque aún son menores
    (no alcanzan los 17)
    bien porque serán mayores
    y jubilados se encuentren.

    Pero de cualquier manera
    dudo yo muy seriamente
    que con esto se sontenga
    el problema que nos viene.
    La clave de este dilema
    (es lo que a mí me parece)
    probablemente se acerca
    a apretar muy bien los dientes:
    Hay que recortar los gastos,
    hay que evitar los abusos,
    meterle mano a los bancos
    y penalizar a algunos
    que nunca doblan el lomo
    y sólo saben gastar;
    utilizar bien los fondos
    y conseguir ajustar
    las ayudas y los cobros…
    y llegar a equilibrar
    lo ingresado por nosotros
    y lo que se va a gastar.

    Yo por mi parte me ofrezco
    a trabajar sin parar
    hasta los ochenta al menos
    si mi trabajo será
    el que tienen los banqueros
    y si recibo además
    lo mismo que cobran ellos
    pero sin pestañear.
    Y es que con ese sueldo
    yo me atrevo a rechazar
    la pensión que por derecho
    a mi me ofrezca el gobierno
    si me llego a jubilar.

  2. Noelia Bravo dice:

    Al hilo de esta reflexión me gustaría aportar un link aparecido en prensa: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2010/02/03/medicina/1265221784.html
    En este caso, se recoge el punto de vista de un geriatra.

  3. Susana dice:

    El artículo dice una gran verdad, y es que quien trabaje en algo que le gusta y le realiza, no tendrá ningún incoveniente en trabajas dos años más.

    La situación se puede volver más negativa cuando tu trabajo no satisface tus necesidades y no ves el momento de jubilarte.

    Me parece la interesante la idea que aporta en cuanto a la reducción de jornada paulatinamente para propiciar una mejor adaptación a la jubilación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: