Restricciones físicas en la vejez

Según la Sociedad Española de Enfermería Geriátrica y Gerontológica, la restricción física en el mayor es entendida como cualquier método o dispositivo físico o mecánico que no sea capaz de retirar con facilidad, que anule o disminuye la función independiente de la persona mayor, o que limite los movimientos para la actividad física o el acceso normal a su cuerpo.

Actualmente, las restricciones físicas se pueden agrupar en: dispositivos limitantes ( barreras laterales en la cama, sábanas anudadas, correas, muñequeras y correas…) y en procedimientos limitantes, recogiéndose aquí todos los procedimientos utilizados con el objetivo de restringir el área de movimiento.

Es importante que todos los profesionales conozcan las complicaciones asociadas a la inmovilidad ,derivadas todas ellas de una mala práctica de restricciones físicas , destacándose aquí las más significativas:

1- Sistema músculo- esquelético: rigideces y contracturas, debilidad muscular y atrofia, aceleración de la osteoporosis, síndrome del dolor de espalda..
2- Sistema cardiovascular: hipotensión ortostática, reducción del rendimiento cardíaco y redistribución del volumen plasmático, tromboembolismo..
3- Alteraciones metabólicas y hormonales.
4- Sistema nervioso: disminución de la capacidad de concentración e intelectual, estados de confusión, desorientación , ansiedad, depresión, insomnio..
5- Sistema tegumentario: ulceras por presión, lesiones traumáticas..
6- Sistema respiratorio: hipoventilación pulmonar, disminución del volumen corriente y minuto, atelectasias, disminución de la tos..
7- Aparato digestivo: estreñimiento, trastornos de la deglución, digestiones lentas..
8- Sistema genitourinario: incontinencia urinaria, infecciones urinarias recurrentes..

Los efectos del deterioro prolongado de la movilidad en el anciano pueden ser irreversibles , provocando una pérdida permanente de la función ya que, “lo que no se utiliza, se pierde”. Por lo que, el inmovilismo al ser uno de los grandes síndromes geriátricos debe ser llevado a cabo de forma interdisciplinar, requiriendo para ello prevención, detección y la aplicación de un programa terapéutico integral.

Por tanto, debido a la gran cantidad de complicaciones asociadas a la inmovilidad, la única razón legítima para su uso debería ser la terapéutica ,con el objetivo siempre de garantizar la seguridad, mejorar el bienestar del anciano y asegurar la aplicación sin riesgo de otros procedimientos.

Como conclusión, dado que el abuso de las restricciones físicas es una forma clara de maltrato físico y psicológico en el mayor, es necesario que se lleve a cabo, por parte de toda la sociedad, una importante tarea de reflexión que conduzca a un cambio en la cultura; y también por parte de los profesionales sanitarios, ya que la mala utilización de restricciones físicas atenta contra las bases fundamentales del cuidado, siendo por ello imprescindible una práctica dirigida al respeto de la autonomía y libertad del mayor para mantener así el mayor grado de independencia.

Marta Sequeiro

Una respuesta a Restricciones físicas en la vejez

  1. A propósito del tema que refieres en tu post y, en concreto, al comentario de que el abuso de las restricciones físicas es una forma de maltrato al mayor, quería participaros que el Martes 15 de Junio se celebra en el Auditorio del Hospital Clínico San Carlos de Madrid la I Jornada sobre “Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez”.
    Precisamente, la fecha elegida para celebrar esta Jornada por la Comisión Clínica Contra la Violencia de este Hospital, organizadora del acto, coincide con el Día Mundial de la toma de conciencia del abuso y maltrato en la vejez.
    El objetivo de la Jornada, que tiene un carácter multidisciplinar, es sensibilizar sobre este problema a los profesionales de los distintos ámbitos de la Atención Sanitaria.
    Los contenidos a tratar se estructuran en tres áreas: 1) Valoración de los abusos y malos tratos en la vejez, 2) Aspectos éticos del maltrato en el anciano y 3) Aspectos legales de los abusos y malos tratos en la vejez.

    Podéis consultar la información en la web del Hospital Clínico San Carlos y descargaros el programa de la Jornada.

    Marisa Martínez_

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: