¿Comodidad o prevención?

Son muchas las cuestiones éticas que rodean a las prácticas utilizadas en pacientes geriátricos.

Un tema que creo conveniente debatir dentro de la práctica enfermera son los métodos de contención que se utilizan en distintos servicios en algunas situaciones. Principalmente, supone una solución en algunos casos de psiquiatría (en ciertos brotes agudos), donde se necesita la aprobación de juez ya que la gran mayoría de ellos se realizan de forma involuntaria sobre estos pacientes.

Pero no podemos olvidar que estos métodos son utilizados en otras situaciones. En el caso de los pacientes geriátricos, no son pocas las ocasiones que tenemos la oportunidad de verlos a nivel hospitalario contenidos de una o dos manos (por lo menos).

El ingreso hospitalario en todos los pacientes supone un cambio brusco de ambiente que se acompaña de altos niveles de ansiedad. En algunos casos esto conlleva situaciones de desorientación. Esto sucede en pacientes de todas las edades, aunque quizá con más frecuencia en pacientes geriátricos, pero es importante recordar que no a todos ellos les ocurre. Asimismo, con una vigilancia adecuada y unos cuidados correctos los efectos se pueden minimizar. Con todo esto quiero decir que no hace falta contener a todo paciente desorientado, ni mucho menos a todo paciente geriátrico.

Durante mis prácticas en el servicio de Urgencias y en otras unidades, he presenciado numerosas situaciones en que pacientes mayores estaban contenidos donde muchas veces me preguntaba si era realmente necesario. Muchos profesionales de la salud defienden que este procedimiento se realiza por medidas de seguridad, para prevenir caídas y las consecuencias que éstas conllevan. Otros me han afirmado que es imposible vigilar a todos ellos durante las noches, aunque yo estas situaciones las he visto durante todo el turno de mañana. Incluso han llegado a decirme que la carga de trabajo no permite la vigilancia intensiva a todos los pacientes.

Desde mi punto de vista no sé dónde está el límite entre la prevención de caídas y la comodidad de no tener que vigilar a algunos pacientes. Además, me pregunto que si los casos psiquiátricos precisan de órdenes judiciales, en estas situaciones que son también involuntarias  ¿no tendrían que ser también declaradas?

Creo que este es un tema interesante para tratar desde nuestro punto de vista como estudiantes.

Carlota.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: