Miedo a la independencia

Episodios como la fractura de cadera y el ACVA suponen para la persona mayor un proceso de recuperación largo y de gran esfuerzo. Durante este tiempo, la persona pasa por diferentes unidades de hospitalización y por unidades de recuperación funcional, pudiendo pasar muchas semanas, incluso meses, entre su ingreso en una fase aguda hasta el inicio de su rehabilitación.

En todo este tiempo, y a pesar del esfuerzo de todos los profesionales por recuperar la máxima independencia funcional del paciente, es inevitable que la persona cree algún tipo de dependencia (quizás psicológica) del equipo sanitario. Tras sufrir una caída o un ACVA, algunos pacientes pierden confianza en sus capacidades y, a pesar de reconocer su mejoría, no saben cómo afrontar su vida tras este episodio. Los profesionales sanitarios, durante su ingreso, suponen para el paciente una fuente de seguridad a la que se agarran, y que en muchos casos les resulta difícil soltar.

En ocasiones, esta dependencia es mucho mayor en la familia que en el propio paciente. Cuando perciben que se acerca el momento del alta se plantean la duda de si serán capaces o no de cuidar o ayudar a su familiar. Esta inseguridad se traduce, en algunos casos, en la insistencia de alargar la estancia del paciente en la unidad.

Ante esto, el Hospital de Cantoblanco (pabellón San José), cuenta con el Hospital de día. Este nivel geriátrico permite, entre otras muchas cosas, que tanto pacientes como familiares vayan perdiendo esa dependencia de los profesionales sanitarios y de la hospitalización. En los casos en los que el miedo al alta es mayor se ofrece la posibilidad de acudir incluso 4 veces por semana al Hospital de día (lo normal son 2 días, como mucho 3) y a lo largo de las semanas el número de días que acuden se va reduciendo.

Por todo esto, los profesionales del Hospital de día, constituyen una herramienta fundamental a la hora de educar y “adiestrar” a paciente y familia, de forma que sientan que son lo suficientemente capaces de afrontar esta nueva etapa, es decir, que se sientan seguros. Nos obstante, una vez dados de alta, tienen la posibilidad de llamar al hospital para preguntar cualquier duda a cualquiera de los profesionales del equipo, constituyendo un lugar  de referencia y confianza para los pacientes y sus familias

Por último quiero destacar lo muchísimo que me ha sorprendido todo el trabajo que se realiza en el Hospital de día. En las 6 o 7 horas que pasan allí los pacientes, aprenden en las charlas educativas, se estimulan cognitivamente a través de debates, trabajan para manejarse mejor en casa, se rehabilitan, se relacionan … Me parece un instrumento perfecto para incentivar el Envejecimiento Activo.

Belén Mobley

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: